Saltar al contenido

Secuela, o no.

 

Acabo de ver terminar la primera temporada de una serie. Desde el primer capítulo no ha dejado de sorprenderme la originalidad de los giros. Normalmente cuando una serie de las que se producen en masa sorprende en originalidad de la trama o el desarrollo de alguno de los personajes, basta con buscar un poco y se descubre con facilidad que está basada en una novela. En este caso, estaba basada en una serie de cómics.

En este caso han hecho uso de un recurso que ya se ha visto muchas veces, pero que sigue siendo útil para dar profundidad y credibilidad a las tramas. La historia ocurre tiempo después de que un suceso de gran importancia sucediera, quedando solucionado y en equilibrio aparente. Como es de imaginar ese equilibrio se rompe tiempo después.

Derroche de medios

Puede parecer fácil y obvio pero estamos hablando de confeccionar dos historias en lugar de una. Por lo tanto es un derroche de creatividad y trabajo. No se trata de un recurso económico en esfuerzo, pero se trata de una vía para dar consistencia y profundidad a una obra.

Si va a haber personajes que aparezcan en los dos tiempos, es más que evidente que éstos deben estar desarrollados en profundidad, con la dificultad añadida que el paso del tiempo habrá cambiado su carácter, o incluso traumatizado. Así que habrá que crear dos facetas de un mismo personaje, o varios.

Los escenarios seguramente son los mismos. Diseñarlos una vez nos dará doble rentabilidad. Pero no podemos dejar ahí el trabajo. El paso del tiempo  puede ser menos perceptible si no añadimos algunos elementos que hagan que éste sea evidente. Como, por ejemplo, edificios que antes eran útiles ahora están derruidos.

Algún ejemplo

Hemos empezado con series y usaremos una de ejemplo. Juego de Tronos, por ejemplo, se desarrolla tiempo después de una gran guerra, tras la cual la situación del escenario y personajes queda en equilibrio después de ese gran conflicto. El paso del tiempo y que ese equilibrio no es tan fuerte como se considera, hace que un nuevo conflicto estalle viéndose afectado por consecuencias de ese pasado turbulento. Algunos personajes desempeñaron un papel en el conflicto pretérito y en el presente ese posicionamiento les afecta y condiciona.

Sin duda que haya una historia detrás ayuda a dar credibilidad a los sucesos de la obra y a los comportamientos de algunos personajes.

O lo haces ahora, o lo harás después

No sería la primera vez que el desarrollo de la acción en la obra exige aclaraciones del motivo. Ponerse a hacer flashbacks para justificar una parte de nuestro conflicto, puede detectarse como un martillazo para forzar una situación. Si toda la historia tiene su historial bien diseñado, en todo momento se transmite de forma inconsciente esa consistencia de trama. Al lector no será necesario darle pequeñas lecciones de historia de nuestra obra a medio capítulo.

La situación ideal, que nuestra obra sea una secuela, sin serlo realmente.

No sería la primera precuela que nace de una historia bien andamiada antes de escribirse.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Publicado enRecursos narrativos