Saltar al contenido

Mejorar la creatividad

La creatividad se puede entrenar. Es una cualidad flexible.

La creatividad es una cualidad más que tienes. No es un poder mágico de algunas personas, ni un don. Tiene una parte de método y otra de habilidad mental. La parte de método es fácilmente entrenable, la  habilidad es como cualquier otra; si quieres hacer algo mejor, hazlo más.

El problema que tenemos todos, sobretodo al empezar, es que creemos que crear es tener una gran idea. La realidad es que crear es tener muchas ideas, una gran parte malas, otra parte mediocres; y entre todo eso, una empieza a crecer y llega a merecer convertirse en obra.

La imagen romántica del creador que recibe inspiración, y crea por rebosamiento de esta de forma divina nos ha hecho daño y es el principal motivo de bloqueo. Es normal que nos sintamos bloqueados si lo que pretendemos es tener una sola idea que va a ser historia de la humanidad.

Aquí van algunas claves que pueden dar un empujón a tu creatividad:

 

1- Copia, versiona, copia más.

Elige uno de  favoritos, llévalo a un mundo diferente o a una escena fuera de su historia. Escribe sobre él, haz que esté fuera de su contexto, escribe usando los personajes que ya existen. Y recuerda que es sólo un ejercicio, sólo para ti, si no, es plagio.

Introduce un personaje en uno de los mundos de tus obras favoritas. Inventa un personaje con su ficha correspondiente y llévalo a un mundo ya creado, mételo aunque sea con calzador en esa historia y defiéndelo a ver que tal se desenvuelve.

 

2- Anota todo. Pero no solo anotes…

Vale, te compro la idea del creador que va a todos lados con la libretita tomando notas de ideas fugaces. Pero algo habrá que hacer con esa libreta, ¿o qué?

Da un impulso a todas las ideas, a ver que pasa. Un personaje, pues prueba a escribir un diálogo de él consigo mismo, o con otro que hayas pensado. Una escena, descríbela a ver qué resultado da cuando la veas desarrollada. Una historia, escribe un final, y un pedazo de una de las partes claves de la trama.

Muchas ideas no eran buenas al nacer, pero pueden dar paso a más ideas o a versiones mejores de sí mismas.

3- Si se te ha ocurrido en 3 minutos, no serás el primero.

Eso mismo. Las grandes ideas no son fruto de inspiración, más bien de trabajo y buen desarrollo. Pero recuerda, que para mejorar y practicar vamos a por cantidad. No descartes nada, pero no te centres demasiado en cualquier cosa.

4- Las excusas suelen ser intentos de autoengaño.

No tengo tiempo- Vale, lee tus conversaciones de Wassap de hoy, cuenta las palabras, si te salen más de 300 (van a salir más), ahí tienes una escena de un relato completo. Tiempo hay.

No tengo portátil- No llegan a 100 euros en segunda mano. Vas a escribir, no a diseñar  películas 3D, te vale cualquiera.

Saray hurtado

No sé crear- Pues excusas si.

Pues eso, excusas. No vale ninguna.

5- Cursos de escritura creativa.

No te digo que no. Pero básicamente te van a obligar a escribir. Y si estamos buscando originalidad y creación, hacer un curso del que van a salir otros 20 alumnos con el mismo conocimiento que tú no es mejorar creatividad, es otra cosa, técnica tal vez.

6- Otras plataformas

Lee cómic, busca cortos en Internet, monólogos o ensayos. Cambia de tercio al leer y nutre otros aspectos del arte. Busca un cuadro y escribe el antes y después de la imagen que representa, o el momento de ser pintado y el porqué. No estas solo en tu intención de crear.

 

Tu creatividad está esperando a que des un paso decidido, entrena como si fuera un gimnasio. De todas estas pruebas que te propongo y las que seguro que descubrirás, saldrá algún día una idea, un personaje, que empezará a crecer en personalidad, y tendrás ahí tu próxima novela.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Publicado enCreatividad en la escritura