Saltar al contenido

Qué son los lectores cero, o lectores beta

¿Qué son los lectores cero?

Los lectores cero, de los que habrás oído hablar, son un grupo de personas elegidas por ti para leer el manuscrito antes de mandarlo a ningún sitio. Manuscrito, sí, el que acabas de crear y revisar solamente tú. Estos lectores serán los primeros en leer tu manuscrito antes de que salga de “puertas para afuera”.

¿Para qué?

Pues para que antes de que lances tu manuscrito a manos de un corrector, editorial, o peor, que lo auto publiques sin más filtros; recibas una información desde otros puntos de vista de tu obra. Y te interesa que esta información sea sobretodo crítica.

Por lo tanto, es gente que en confianza va a rajar y destripar tu obra, para abrir tu perspectiva de padre o madre de la criatura a otros puntos de vista y poder detectar errores.

Pueden ayudar a encontrar fallos en la trama. Tu novela tiene 200 páginas y no 2500 porque hay aspectos que no nombras, y tal vez algunos no deberían haberse dado por entendidos. Ten en cuenta que en tu cabeza todo cuadra porque has creado esa historia al completo en tu mente.

Detectar personajes mal desarrollados. Chirrían en la historia por ser demasiado perfectos o por ser innecesarios. A lo mejor ese personaje que crees gracioso es un pesado y solo te hace gracia a ti. O tal vez ese sabio que da consejos suena a horóscopo de revista del corazón.

Ayudar a detectar partes espesas. Si hay más de un lector cero que te señala una parte como difícil de entender, o “lenta”. Seguramente has creado una descripción en la que te has pasado de frenada con la información. Podría incluso ser un capítulo entero. No te reprimas, poda el texto de adjetivos y acorta frases. Agradece el chivatazo.

¿Cómo los elijo?

Pues esta parte es la que queda en manos tuyas. Pero podemos enumerar algunos tipos de lector que serán interesantes. En tus manos queda identificarlos entre tu gente de confianza.

1.- Alguien que sea lector habitual de tu estilo de obra.

Si es literatura juvenil, un profesor de literatura de secundaria por ejemplo. Si es novela histórica, alguien que sepas que lee habitualmente sobre ese periodo o evento (la Segunda Guerra Mundial es el mejor ejemplo que se puede poner).

Detectará clichés, parecidos con otras obras, o contradicción entre tu obra y otras importantes sobre ese tema.

2.- Alguien con conocimientos técnicos en el tema o ambientación de tu obra.

Si vas a escribir sobre medicina, necesitas un médico o enfermero. Si es sobre ciencia, alguien que trabaje ese campo. Detectará errores en tu fase de documentación para la obra que aún podrás corregir.

3.- Alguien con capacidad crítica.

Si has elegido bien a tus amistades, tendrás a alguien que puede hablar contigo de forma sincera y que no tendrá reparo en criticar tu obra con tranquilidad y naturalidad. A tu abuela le va a parecer buena hasta la frase del servilletero del bar si dices que la has escrito tú.

4.- Alguien que escriba.

Por Saray Hurtado

Por supuesto, el lector cero que te va a dar una visión crítica de la técnica y de los aspectos de estructura y desarrollo del hilo argumental. Este es el lector cero que seguro te aportará más crítica. Es cierto que el siguiente paso a este debería ser un corrector profesional, pero el escritor debería olvidar el aspecto ortográfico y centrarse en la construcción de la obra.

5.- Alguien relacionado con el tema que trate tu obra.

Cuidado si tu obra toca asuntos sensibles, porque este tipo de lector no es como el que tiene conocimientos técnicos, aunque se parezca mucho. Por ejemplo, si vas a hablar de un conflicto armado, un militar que haya estado en misiones internacionales puede servirte, asimismo un voluntario de una ONG que haya estado en zona de conflicto.

Y recuerda, los lectores cero deben estar en las mismas condiciones que los futuros lectores. No condiciones, no pidas que se fijen en nada en concreto. Solo explica que necesitas crítica y deja libertad para que lean sin expectativa previa. Trabaja sobre lo que te reporten, es una cura de humildad que te va a enriquecer técnicamente para tu próxima obra a la vez que pule la que acabas de alumbrar.

Finalmente añadir que, esto es un blog de creatividad, ¡demos otra vuelta de tuerca!

Te ofrezco esta idea para innovar: un lector cero que nadie nombra. ¡UN ILUSTRADOR! Lee más sobre esto en el artículo donde se habla de este recurso

 

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Whatsapp
Whatsapp
Publicado enRecursos de escritor